Un día en la playa con nubes, 
un día que a simple vista puede parecer perdido, 
porque no puedes bañarte ni tumbarte en la arena,
hace frío, no hace sol,
vas con chaqueta, no en bañador.

Un día en la playa con nubes,
un día corto para pasear y largo para pensar,
un día tranquilo y sereno, 
poca gente, poco ajetreo.

Un día en la playa con nubes,
para apreciar lo que tenemos, como lo tenemos y cuando lo tenemos,
que no hace falta el sol para ver lo bonito de las olas,
lo bonito del mar, lo bonito de la arena,
y lo bonito del viento al tocar con las palmeras.

Un día en la playa con nubes,
y te sientes en paz con el mundo, 
contigo,
con él,
con ella,
con todo.

Un día en la playa con nubes,
y ante todo pronostico, 
lo disfrutas,
porque un día en la playa con nubes,
es un día tranquilo
y se siente como los días
en los que estuviste conmigo.







Sarah Moreno