20 septiembre, 2017

Una de dos


¿O vienes o te vas?
¿O te acercas o te alejas?
¿O me eliges o me dejas?
¿O me robas o me entregas?

Decídete ahora, ya.
Decídete porque no puedo más.
Sabes que tengo, sabes quién soy, sabes que quiero, sabes que doy
Dime, ¿te basta o no?

Porque te quiero, pero puedo superarlo
Te deseo, pero puedo ocultarlo
Te espero, pero estas tardando.

Podemos tenerlo todo o no tener nada,
No me dejes en ascuas, el hoy se acaba.
Te puedo dar mi vida,
Pero te advierto que me estas quitando las ganas…

Si no estás seguro, solo mira dentro
Dime lo que ves, dime quien está en tu centro
Si no soy yo, no sufras
Siempre es mejor ser valientes que actuar como indiferentes.

Si no estoy en tu mañana, no pasa nada,
La vida es así de complicada y te agradezco infinitamente la velada.
Hay personas que están destinadas, así que por favor cambia la cara,
Tú me quieres, yo te amaba
No hay mucho más que hablar,
Se acabó la jugada.





[Blazer: Zara - Gafas: Meller - Falda: H&M]

Sarah Moreno

28 agosto, 2017

Se quería

Ella se quería,
Tal vez sin ningún motivo que conociera o sin directamente haberlo, se quería.
Se quería, a pesar de todas las cicatrices que marcaban su cuerpo, se quería.
Sin tener ningún talento oculto o algo en lo que destacar, se quería.
Sin ser la más guapa o la más lista, se quería.
Con todos los errores cometidos y afrontando las consecuencias, se quería.
Aun habiendo decepcionado a mucha gente y a ella misma, se quería.
Con los ojos llenos de lágrimas, por las pérdidas y el dolor, se quería.

Se quería porque no había otra salida,
Se quería porque nadie lo haría, o al menos lo intentaría
Se quería porque solo se tenía a ella, al sol y a las estrellas, pero principalmente a ella.
Se quería porque era quererse o rendirse,
Se quería porque en ella, a pesar de todo, creía.

Ella decía, ¿Si no me quiero yo, quien lo haría?
Si espero a que suceda, ¿Cuánto esperaría?
Si no vivo como soy, ¿Cómo viviría?
Si no me doy una oportunidad, ¿Quién lo haría?

Con estos pensamientos vivía y con ellos también dormía,
Porque en ellos mucha razón había.
Al final del día estas tú, contigo y con tu vida,
Si no te quieres bien, nadie más lo haría.
Y por estas cosas y por muchas más,
Yo, a ella,
Yo a ella la quería.



[Pantalón: Pull and Bear - Sandalias:Alessandro Simoni - Bolso: Parfois]


Sarah Moreno


25 agosto, 2017

Insuficiente

No sé porque está conmigo.
No creo que deba pedir un aumento.
¿Una fiesta sorpresa para mí?
¿De verdad me ha dicho que estoy guapa?
¿Enserio mi madre me ha esperado despierta toda la noche?
Para que le voy a hablar si seguro que le molesto.
Seguro que me llama porque quiere algo.

Podría seguir con infinidad de frases que demuestran lo poco que nos queremos el 90% del tiempo. Como nos sentimos inferiores e insuficientes para los demás. Nos cuesta creer que merecemos las cosas buenas que nos pasan en la vida. Es como intentar sabotear cualquier atisbo de felicidad.

¿Cuántas veces nos hemos comparado con alguien a quienes consideramos mejores? Y lo divertido del caso es que no sabemos exactamente en qué son mejores, solo nos basamos en la cantidad de dinero en su bolsillo, o en lo guapo/a que es. Nos quedamos ahí.  Porque el pensar en el recorrido que has hecho para llegar donde estas o para ser quien eres, con todo lo que eso conlleva, no es un paso que esté en nuestra cabeza.

¿Por qué es más fácil pensar: me ha dejado porque soy lo peor a pensar: me ha dejado él/ella se lo pierde? O ¿Debería pedir un aumento de sueldo? Seguro que me dice que no. A pensar: He trabajado muy duro y merezco como mínimo un aumento de sueldo.

Es que al final no confías en tu pareja, porque no te quieres. No es porque sea un ligón, o ligona. Es porque no tienes la suficiente confianza en ti para pensar: Yo he dado el paso y confío en ti, si me la juegas, el/la que pierde eres tú. Y punto. Es que no hay más.  Si vives en desconfianza es porque alimentas en tu cabeza la idea de que no eres suficiente para esa persona y que en cualquier momento te va a sustituir.

Lo mismo pasa con los amigos, cuando te vives comparando con ellos es porque no te quieres y te sientes inferior a ellos. Y en el fondo no compartes con ellos sus triunfos, porque solo ves que te quedas ‘’atrás’’ cuando no es así. O cuando necesitas desahogarte con ellos pero lo primero que piensas es: No quiero molestar. Error. Los amigos se eligen, y si ellos te han elegido es porque te quieren en su vida, y para ellos eres lo más, no pienses que pueden encontrar a alguien mejor que tú, al contrario deben de agradecer tenerte en sus vidas.

Y no quiero malinterpretaciones ni nada, pero es que nos hemos aferrado a la idea de que si decimos y pensamos que valemos mucho, somos unos creídos y vamos de sobrados por la vida y no es así. Si no te crees lo que vales, nadie lo va hacer, los abuelos no estarán eternamente para recordárnoslo (una pena).

Está bien que busques a una persona para compartir tu vida mejor que tú.
Está bien que llames a tus amigos a las deshoras porque les necesitas.
Está bien que pongas un precio a tu trabajo y a tu talento y que no aceptes menos.
Está bien que tengas tus estándares altos.  


Nunca aceptes menos de lo que mereces, porque el mundo estará dispuesto a hacerte sentir como una persona insuficiente y debes de estar preparado para afrontarlo y demostrarles que se equivoca. 

Así que, cómete a Beyoncé y créete lo que vales. Porque lo vales.


04 agosto, 2017

Me he cansado de leerte

Me he cansado de leerte.
Si, leerte. Leerte en miles de novelas y cuentos.
Cansada de imaginarte como un príncipe o un don juan o un don quijote, ¿Qué más da? Cansada de verte en todo tipo de películas, desde los príncipes de Disney hasta Christian Grey.
Me he cansado.
Te quiero real.
Tan real como la dificultad de levantarse un lunes por la mañana.
Tan real como la pereza de ponerte el pijama antes de irte a dormir.
Tan real como la sensación del café caliente a media mañana, justo en el descanso del trabajo.
Tan real como las ojeras después de una noche de fiesta.
Tan real como las picaduras de mosquitos en verano.
Tan real como ver un capítulo de Juego de tronos a las 3 am para que no te hagan spoiler.
Tan real como saber que ya no creceré más.
Tan real como la felicidad de saborear el borde del último trozo de pizza.
Tan real como mi debilidad por los zapatos.
Tan real que no sepa distinguir si eres real o es una inventiva mía.
Tan real que pueda llegar a pensar que eres demasiado bueno para serlo.
Tan real que me pierda en tu mirada y me transportes a lo irreal.
Tan real que finalmente no necesite una pausa para pasar de página y seguir leyendo.
Te quiero así, así de real, así de palpable.
Así de simple, así de complejo.
Porque me he cansado de leerte y de buscarte en donde no estarás.
Así que dame una pista, y voy a buscarte ya.

[Mono: Mango]


31 julio, 2017

Solía odiar mi pelo

Solía odiar mi pelo. Crecí con la idea de que el pelo rizado era feo que debía alisarlo para que se viera bonito y yo verme guapa. Era una idea errónea, pero era con la idea que vivía y no podía aguantar las ganas de que llegaran mis 15 años y poder por fin alisarme el pelo.

Ese día llego y con el llegaron 8 años más de tortura. Cada semana secar, planchar, estirar, cada mes tratamientos para que no se estropeara, cada 3 meses alisado permanente para que no se vean las raíces rizadas... así año tras año. Y aparentemente me gustaba, me sentía más guapa y más adaptada a la sociedad que me rodea, más igual a las demás chicas y más atractiva para los chicos. Eso era lo que yo creía vaya.

Y todo el mundo me decía, que mi pelo natural seguro que molaba mucho, que me lo dejara así y yo pensando, no sabes lo que dices me queda fatal el pelo rizado y me veo fea y súper difícil de cuidar. Me ponía excusas una, tras de otra, porque me sentía mejor, así como estaba.

Al final un día decidí dejar de hacerme la permanente, porque me daba mucha pereza todo el proceso que tenía que hacer y porque estaba perdiendo mucho pelo, porque era un tratamiento agresivo. En fin, que por causas externas decidí dejar de hacerlo. Y no puedo estar más contenta.

Es rizado, es voluminoso, es súper enredado y salvaje, y muchas veces no sé cómo peinarlo, pero es mi pelo. Ha nacido así y es el mejor para mí, no hay más. He tardado casi 10 años en asumir y en ver que es perfecto y que es parte de lo que me hace ser quien soy. Continúo pensando que me queda mejor el pelo liso para ciertas ocasiones, pero ya lo enfoco más al cambiar un poco en eventos especiales, no a pensar que estoy más o menos guapa.

Es una tonteria, pero con esto he visto que nos dejamos engañar con tantas y tantas cosas en la vida. Por el afán de encajar y ser igual al otro y tener lo mismo que el otro, nos olvidamos muchas veces de aquello que nos hace únicos y especiales. Sea lo más tonto que sea o la cosa que pienses que es lo más horrible que tienes, eso seguramente es lo que te hace especial y lo que te da esencia.

Creo que no va de verte guapa, va de sentirte y creerte que eres guapa/o. Que, si eres bajita pues que te sientas feliz con serlo y a disfrutar de los tacones, si eres alta que le saques ventaja y luce piernas, si eres negra pues ponte vestidos blancos y si eres blanca pues aprovecha y ponte labial color pasión. Que no sea esto un limitante en tu vida y que no te sientas inferior por ser como eres.


Las diferencias son las cosas que le dan color y textura a la vida. Ama tus rarezas, tus peculiaridades y tus ‘’defectos’’. Son las cosas que te hacen ser tú y las cosas por los que los demás sin tu saberlo, se enamoren de ti. 



Sarah Moreno

23 julio, 2017

Necesito un escultor

Necesito un escultor, quiero uno. Ese es el regalo que quiero. Es importante, lo necesito para que me pueda modelar un tú nuevo. Si, así como lo oyes, quiero que me haga un tú. Que te modele como un David de Miguel Ángel. Perfecto. ¿Por qué? Porque así podré tenerte cuando, como y donde quiera.

Necesito que sea de los buenos. Si, que sepa hacerlo bien. Que se centre en cada detalle de ti. Comenzando por los dedos de los pies y acabando con la punta de pelo más largo que tengas en la cabeza.

Que clave tu estatura, aquella que me iba perfecta para perderme en un abrazo de oso y respirar ese perfume que me embriagaba. Que no olvide los detalles de los dedos de tus manos, que quedarán perfectos juntos con los míos. Que recree cada uno de tus lunares en el sitio exacto donde estén, para poder contarlos como me gusta hacer.

Tus ojos. Ese color, lo quiero. Así tal cual. Ese color que aunque tú no lo sepas, es el primero que digo cuando me preguntan por mi color favorito. Tu nariz, tu boca, tu sonrisa. Lo quiero todo igual.

Le pediré también que te dote de todos los sentidos. Los cinco. Vista, para poder verme reflejada en tus ojos. Olfato, para que puedas disfrutar de mis perfumes. Oída, para que puedas disfrutar o maldecir mí canto porque un poco de tortura tampoco es malo de vez en cuando. Tacto, para que puedas tocarme y sentir lo que me haces sentir. Y por último, el gusto, para que disfrutes de mis besos, así como yo disfrutaré de los tuyos.

Que no se olvide del corazón. Que te de sentimientos. Que puedas quererme y dejarte querer. Quiero que te ponga de todo. Todo lo que tenías y tienes. Simplemente le pediré que no te ponga cerebro. Si… no te sorprendas. No quiero que te de razonamiento. Quiero que simplemente sientas y disfrutes, que no se interponga ningún juicio, o duda o mal pensamiento entre nosotros. Te quiero así, descerebrado.

Solo necesito eso, amarnos así, sin juicio, sin razón. Amarnos con el corazón, con todos los sentidos, sin tener que librar una batalla con nuestra cabeza cada segundo. No. Solo hacer lo que nos diga el corazón. Y disfrutarlo.

Eso es lo que le pediría a mi escultor. Así que por favor si sabes de alguno que pueda ayudarme, avísame. Es urgente.




14 julio, 2017

El tiempo pasa

El tiempo pasa, el tiempo pasa... creo que es la frase que más me han repetido en la vida, y muchas veces pensaba: ¿Por qué me la dicen tanto? Ya sé que el tiempo pasa pero yo no puedo hacer nada para detenerlo. Es ley de vida, es asi y punto.

Y ahora es cuando empiezo a entender un poco a que se referían con esa frase. Me da que mis abuelos ya sabían que no aprovechaba el tiempo. Creo que ya me veían en mi ‘’ir tirando’’ constante. Como si simplemente aceptara las cosas que vienen y van y no me opusiera.

Como si me diera igual pasarme el tiempo en la cama o con amigos y familiares, como si fuera lo mismo ver una película sola o acompañada o si bailar con amigos no compensara el dolor de piernas del día siguiente.

Creo que ya veían que yo por más que aparentaba ver la vida de color de rosa, en el fondo la veía de un azul marino intenso y casi negro, que ya me estaba apagando sin ni tan solo florecer. Creo que eso les llevó a hacerme ver un poco más allá.

Hacerme ver que problemas siempre habrá, pero que con un buen hombro en donde apoyarte los problemas se ven diferente. Me enseñaron que ese hombro no llegará por arte de magia, que hay que ir a buscarlo y que, si alguna vez llega por arte de magia, se debe cuidar. Siempre.

Me enseñaron que, a pesar de la rutina de la vida, puedes crear una ‘’desrutina’’ y tomarte un mojito un martes. Que a veces es bueno llegar cansado al colegio o al trabajo por haberte pasado la noche hablando con tus hermanos, o tus amigos. Que llorar no es de cobardes y que perdonar no es de débiles.

Que el corazón se rompe, pero que no hay nada más bonito que un corazón roto que sigue funcionando. Que vale la pena el dolor, las lágrimas y la desilusión, porque de ellas se aprende. En definitiva, me enseñaron a valorar la vida porque es cierto que solo tenemos una, pero si la vivimos con intensidad, una es suficiente.


Sarah Moreno