04 enero, 2016

Todo lo que tenías que hacer era quedarte

Mira que hubiera sido fácil, más fácil imposible.
Estaba dispuesta a creerte todo, a estar por ti,
a perdonar lo imperdonable,
a amarte así, justo así como eres.
Si, así como lo oyes, o como lo lees,
Lo único que tenías que hacer era quedarte, fingir que me querías,
Abrazarme en las noches de frío,
Besarme de vez en cuando.
Quedarte.
Solo tenías que quedarte, quedarte a mi lado.

Pero no, tú siempre a tu rollo.
Siempre de poner la partida en modo difícil, ¿verdad?
Ponerte a prueba,
Ponerme a prueba,
Ver hasta dónde podía llegar
Que tanto podía aguantar,
Pues te felicito, he llegado, sí, he llegado a mi límite.
La gente como yo, suele perdonar y olvidar todo por amor,
Pero esta vez he llegado a mi punto de no retorno
Enhorabuena.

Ahora dices que quieres volver.
¡Hay que joderse!
Dices que quieres volver, ahí, justo al sitio del que te pedí a voces que no te fueras,
Que te quedaras.
Y no lo hiciste.

Ahora es tarde, es tarde
Incluso para mí, ¿Te sorprende?
A mí también.
Pero es lo que hay, no hay vuelta de hoja, no quedan más páginas,
Se acabó la historia.
Te puse las cosas fáciles y las quisiste complicar,
Ahora no es un, por favor, quédate.
Ahora es un, por favor, vete ¡YA!



Image and video hosting by TinyPic