09 julio, 2015

Platón tenía razón, el ideal nos engañó

Tal vez fuimos amantes imperfectos en el tiempo perfecto.
Tal vez nos apostamos demasiado en una sola tirada.
Quizás era mejor así.
Sería mejor sin ti y sin mí,

No siempre nos entendimos
Ni fuimos muy precavidos
tal vez solo fuimos amigos con demasiados derechos
y con pocos deberes a cumplir
porque el deber de cuidar del otro, simplemente se quedó sin cumplir.

Tal vez entregamos demasiado al destino, al azar
y estos como buenos cabrones,
nos hicieron explotar.
Quizás lo único que queríamos era llegar al límite
ver quién da más, o mejor dicho quien quita más.
Quien quita más sonrisas,
más sueños,
más noches,
más días,
más esperanzas,
más ilusiones.

Quizás confundimos el todo con el nada en la oración "fuimos nada y ahora somos todo".
Quizás nos ganó la pereza y la costumbre, como siempre
es mucho más fácil culparlas a ellas que, 
por pereza no se defenderán y por costumbre no le dan importancia.

Quizás era mejor la idea de ti y de mí juntos, 
que sentirnos a ti y a mi  juntos,
tal vez Platón tenía razón, el ideal nos engañó.
Quisimos probar del fruto prohibido para colgarnos la medalla de rebeldes,
pero lo único que conseguimos es entender el porqué del nombre prohibido.

Y ahora míranos aquí, tirados, 
dándonos abrazos sin calor,
mirándonos sin vernos, sonriendo sin risa.

Y tal vez tiene que ser así, y tal vez nos guste así
preferimos ser nuestro propio infierno a aventurarnos en buscar el cielo
y separarnos de nuevo.


Image and video hosting by TinyPic