29 mayo, 2015

Debería...

Debería ser menos terca, tal vez escuchar un poco más. Hacer caso de las advertencias, y abrazar un poco más.

Debería dejar de mirar tantas películas románticas y ver más de acción o ciencia ficción. Dejar de jugar al Clash y darle un poco más al Duolingo

Dejar un poco de lado el móvil y vivir un poco más la vida.

Debería hacer ejercicio o como mínimo tener una mejor dieta alimenticia. Bailar y cantar más, eso no debe de faltar jamás. Reírme más a menudo y llorar sin saber por qué.

Probablemente debería de sentir más lo que digo y dejar de pensar en lo que siento.  Dejarlo ir y ver qué pasa.

Ayudar a más a los demás o como mínimo ponerme al servicio. Jugar más con mis hermanos y no morir en el intento.

Debería estudiar más. Eso sí que debería estar haciéndolo.

Debería de hacer muchas cosas, muchas de ellas importantes, pero aquí estoy haciendo lo que sin duda NO debería hacer:

Recordar tu sonrisa de ángel,
Tus ojos de mar,
Tus pecas en la espalda,
Tu piel de algodón,


Hay tantas cosas que debería hacer que no hago que ya he perdido la cuenta, así que pienso: ¿Qué más da?  Y sigo, sigo recordando.


Image and video hosting by TinyPic

15 mayo, 2015

Contigo todo es un ARTE

Mirarte
Hablarte
Coquetearte
Cantarte
Bailarte
Acercarte
Abrazarte
Besarte
Respetarte




Inspirarte
Observarte
Tocarte
Mimarte
Ayudarte
Amarte
Soñarte
Atarte
Calentarte
Esperarte





Gritarte
Perdonarte
Llorarte
Extrañarte
Dejarte
Recordarte
Odiarte
Olvidarte


Image and video hosting by TinyPic

02 mayo, 2015

El tiempo pasa pero tú, tú sigues tan genial como siempre

¡Hola! ¿Cómo va el puente de mayo? Seguro que genial. Aprovechad que ya la cosa se pone seria este mes, trabajos, exámenes, recta final… uff!

El domingo pasado asistí a la graduación de una de mis primas/hermanas pequeñas. Bueno lo de pequeña ya no mucho que ya se nos va a la universidad. La graduación se hizo en mi antiguo colegio y allí me encontré con una antigua compañera de clase de la que puedo decir con total tranquilidad, es una gran amiga.



El volver a mi antiguo colegio después de tanto tiempo, ver a mis profesoras, recorrer los pasillos, el patio, las aulas, …  todo me trajo muchísimos recuerdos. Y al escuchar los discursos de las chicas que se graduaban, que rememoraban sus anécdotas, agradecían a las profesoras y a sus padres por todo lo que habían hecho... y yo que soy de lágrima fácil pues me emocioné. Comencé a recodar cuanto yo estaba allí, cuando era yo la que daba gracias y comenzaba mi vida universitaria. Me impacto el paso del tiempo, yo que soy una Peter Pan en potencia me quedé helada al ver como  hacía ya muchos años del día en que me gradué.

Pensé en los problemas y situaciones que tenía aquel entonces y que ahora tan siquiera recuerdo. Me hizo gracia pensar como en aquel momento parecía como si nunca vería la luz y me ahogaba en un vaso de agua. Es gracioso como tendemos a eso a ahogarnos en un vaso de agua, a pensar que los problemas nunca se solucionaran o que duraran para siempre, cuando al igual que el tiempo, todo pasa y sea lo que sea por lo que estas atravesando ahora, eso también pasará.

Reconozco que muchas veces es difícil ver las cosas desde ese punto de vista, pero si miro atrás y hago valoración veo que ya está bien verlas un poco así, oscuras, porque me doy cuenta de que en esos momentos en los que yo lo veía todo mal habían y hay personas a mi lado que me ayudaban a verlas mejor.

Creo que eso fue lo que más me hizo emocionarme, ver que en el colegio hice grandes amigas y que estaba muy protegida. Que es cierto que ahora mismo no tengo contacto con todas, pero se, pongo mi mano en el fuego, que cuando nos juntamos todo es como antes o mejor, recordamos viejos momentos y  nos alegramos del transcurso de la vida de todas.

Esa mañana más de una vez deseé volver a aquellos tiempos, a ser tan despreocupada y no tener tantas responsabilidades pero luego me di cuenta de que si volviera allí, no tendría a las otras personas que he conocido fuera del colegio que también son una gran luz al final de camino. Todo tiene sus ventajas, ¿no?

Siempre tendrá el síndrome de PETER PAN. Siempre. Pero ahora mismo soy muy consciente de que donde estoy es donde debo estar y que el tiempo pasa y pasa rápido, pero lo importante es mantenerse fiel a uno mismo y valorar a  los que siempre están ahí.

Recuerdo que esa mañana con mi amiga comentábamos que el tiempo pasa pero que todo en el colegio seguía igual. Y yo le dije que si, que tenía razón pero que no se preocupara que ella, ella seguía tan genial y divertida como siempre.

“Es mejor perder el tiempo con amigos,
que amigos con el tiempo”



Un besito para todos y disfrutad del resto del puente.

Image and video hosting by TinyPic